Espere por favor...


Tratamiento o Cirugía

Absceso hepático

No espere que su padecimiento se complique, evite cirugías dándole un tratamiento a tiempo, la Doctora Leticia Benavides Briceño con gusto le atenderá, haga una cita.






Absceso hepático amebiano

Es una acumulación de pus en el hígado en respuesta a un parásito intestinal llamado Entamoeba histolytica.

Causas

El absceso hepático amebiano es causado por la Entamoeba histolytica. Este parásito causa la amebiasis, una infección intestinal también llamada disentería amebiana. Después de que ha ocurrido una infección, el parásito puede ser transportado a través de la sangre desde los intestinos hasta el hígado.

La enfermedad se disemina por consumir agua o alimentos contaminados con materia fecal (algunas veces debido al uso de excrementos humanos como fertilizantes) y a través del contacto directo entre personas.

La infección se presenta a nivel mundial, pero es más común en las áreas tropicales donde hay situaciones de hacinamiento y malas condiciones sanitarias. África, Latinoamérica, el sudeste asiático y la India tienen problemas de salud considerables a raíz de esta enfermedad.

Los factores de riesgo que predisponen al absceso hepático amebiano son, entre otros:

  • Alcoholismo
  • Cáncer
  • Inmunodepresión, incluso infección por VIH
  • Desnutrición
  • Edad avanzada
  • Embarazo
  • Viaje reciente a una región tropical
  • Uso de esteroides

Síntomas

Generalmente, no hay síntomas de infección intestinal. Pero las personas con un absceso hepático amebiano sí tienen síntomas, por ejemplo:

  • Dolor abdominal particularmente en la región superior derecha del abdomen; puede ser intenso, continuo o punzante
  • Tos
  • Fiebre y escalofríos
  • Diarrea (solo en un tercio de los pacientes)
  • Malestar, incomodidad o indisposición general (malestar)
  • Hipo que no se detiene (poco frecuente)
  • Ictericia
  • Inapetencia
  • Sudoración
  • Pérdida de peso

Pruebas y exámenes

Los exámenes que se pueden hacer incluyen:

  • Ecografía abdominal
  • Resonancia magnética o tomografía computarizada del abdomen
  • Conteo sanguíneo completo
  • Aspirado del absceso hepático para buscar infección bacteriana en dicho absceso
  • Gammagrafía del hígado
  • Pruebas de la función hepática
  • Serología para amebiasis
  • Exámenes coprológicos para detectar amebiasis

Tratamiento

Los antibióticos como metronidazol (Flagyl) o tinidazol (Tindamax) son el tratamiento usual para un absceso hepático. Igualmente, hay que tomar un fármaco, como paromomicina or diloxanida, para eliminar todas la ameba en el intestino, con el fin de prevenir la reaparición de la enfermedad. Este tratamiento por lo general puede esperar hasta después de que se haya tratado el absceso.

En raras ocasiones, es posible que sea necesario drenar el absceso utilizando un catéter o mediante una cirugía para aliviar un poco el dolor abdominal.

 

El absceso hepático piógeno es una zona llena de pus en el hígado.

Causas

Existen muchas causas posibles de abscesos hepáticos, que incluyen:

Infección abdominal, como apendicitis, diverticulitis o un intestino perforado

Infección en la sangre

Infección en las vías biliares

Endoscopia reciente de las vías biliares

Traumatismo que causa daño al hígado

Una serie de bacterias comunes pueden causar abscesos hepáticos. En la mayoría de los casos, se encuentra más de un tipo de bacteria.

Síntomas

Los síntomas de absceso hepático pueden incluir:

Dolor torácico (cuadrante inferior derecho)

Dolor en la parte superior derecha del abdomen (más común) o en todo el abdomen (menos común)

Heces color arcilla

Orina turbia

Fiebre, escalofrío, sudores nocturnos

Pérdida de apetito

Náuseas, vómitos

Pérdida de peso involuntaria

Debilidad

Coloración amarillenta de la piel (ictericia)

Pruebas y exámenes

Los exámenes pueden incluir:

Tomografía computarizada del abdomen

Ultrasonido abdominal

Hemocultivo para detectar bacterias

Conteo sanguíneo completo (CSC)

Biopsia del hígado

Pruebas de la función hepática

Tratamiento

El tratamiento generalmente consiste en colocar una sonda a través de la piel para drenar el absceso. Con menos frecuencia, se requiere cirugía. Usted también recibirá antibióticos aproximadamente de 4 a 6 semanas. Algunas veces, los antibióticos solos pueden curar la infección.

http://benavidescirugiagastro.com/wp-content/uploads/2017/06/absceso-hepatico-amebiano.jpg
temp-logowhite

La Doctora Leticia Benavides Briceño es médico cirujano gastroenterólogo que cuida su salud y la de su familia. Cuenta con 25 años de experiencia tratando exitosamente diversos tipos de padecimientos.

Latest news

    Recent Comments

      Copyright Leticia Benavides 2016. All rights reserved.