Espere por favor...


Tratamientos

Duodenitis

No espere que su padecimiento se complique, evite cirugías dándole un tratamiento a tiempo, la Doctora Leticia Benavides Briceño con gusto le atenderá, haga una cita.






La gastritis es una inflamación del revestimiento del estómago. La duodenitis es una inflamación del duodeno o de la primera parte del intestino delgado, que está ubicada justo debajo del estómago. Tanto la gastritis como la duodenitis tienen las mismas causas y tratamientos. Ambos trastornos pueden ocurrirle a hombres y mujeres, así como a las personas de todas las edades. Estos trastornos son curables y en general no producen complicaciones duraderas.

Tipos

La gastritis y la duodenitis pueden ser agudas o crónicas. Las formas agudas aparecen repentinamente y son de breve duración. Las formas crónicas pueden progresar lentamente y durar meses o años.

Causas

La causa más común de la gastritis y la duodenitis es una bacteria llamada Helicobacter pylori. Cuando grandes cantidades de la bacteria invaden el estómago e intestino delgado, puede ocurrir una inflamación.

La Helicobacter pylori puede transferirse de una persona a otra. También puede transmitirse a través de alimentos y agua contaminados, pero esto no es común en los Estados Unidos. Según National Digestive Diseases Information Clearinghouse [Repositorio Nacional de Información sobre Trastornos Digestivos], aproximadamente del 20 al 50% de las personas en los Estados Unidos podrían estar infectadas con Helicobacter pylori y hasta un 80% de las personas en los países en desarrollo están infectadas con la bacteria (NDDIC, 2012).

Otras causas comunes de la gastritis y la duodenitis incluyen el uso a largo plazo de ciertos medicamentos, tales como aspirina, ibuprofeno o naproxeno, o el consumo excesivo de alcohol.

Entre las causas menos comunes se incluyen las siguientes:

 

enfermedad de Crohn (inflamación del tubo digestivo)

trastornos autoinmunitarios (cuando el cuerpo produce anticuerpos que atacan las células que recubren el estómago), conduzca a una gastritis atrófica (destrucción del recubrimiento del estómago)

reflujo biliar (cuando la bilis fluye del duodeno al estómago)

ciertas infecciones virales, tales como las producidas por el virus herpes simple, junto con un sistema inmunitario debilitado

lesión traumática al estómago o el intestino delgado

estar en un respirador

estrés extremo provocado por una cirugía mayor, trauma corporal grave o choque

ingerir sustancias cáusticas o venenos

fumar cigarrillos o consumir alcohol en exceso

radioterapia para el tratamiento del cáncer

quimioterapia para el tratamiento del cáncer

Síntomas

La gastritis y la duodenitis no siempre producen signos o síntomas. Cuando lo hacen, los síntomas entre comunes están los siguientes:

 

náuseas

vómitos

sensación de ardor o de cólicos en el estómago

indigestión o sensación de llenura apenas se comienza a comer o poco después

 

En algunos casos, las heces pueden ser de color negro y el vómito puede parecer café molido, lo que puede indicar un desangramiento interno. Si presenta alguno de estos síntomas, comuníquese con el médico de inmediato.

Diagnóstico

Hay diversas pruebas que el médico puede utilizar para diagnosticar la gastritis y la duodenitis. La bacteria Helicobacter pylori puede detectarse por medio de pruebas de sangre, heces o aliento. Para la prueba de aliento, se le indicará que beba un líquido transparente sin sabor y que luego respire en una bolsa. Si está infectado por Helicobacter pylori, se podrá detectar un exceso de dióxido de carbono en el aliento.

El doctor también podría realizar una endoscopía superior con biopsia. Durante este procedimiento, se bajará una pequeña cámara unida a un tubo flexible, largo y delgado (un endoscopio) por la garganta para observar el estómago o el intestino delgado y detectar inflamaciones. Si no se puede detectar visualmente una inflamación, el médico podrá tomar algunas muestras pequeñas de tejido para hacer análisis adicionales.

Tratamiento

Dependiendo de la causa del trastorno, los síntomas podrían desaparecer sin tratamiento. El tipo de cuidado que reciba dependerá de la causa y la gravedad de la gastritis o duodenitis. Normalmente, la gastritis y la duodenitis desaparecen sin complicaciones.

Antibióticos

Las infecciones de Helicobacter pylori se tratan con antibióticos. El médico puede recomendar una combinación de fármacos para destruir la infección y será necesario que la mayoría de las personas tomen antibióticos por dos semanas o más.

Reductores de acidez

 

Podrían recomendarle bloqueadores de ácidos de venta libre (medicamentos que reducen la cantidad de ácido liberada en el tubo digestivo) tales como cimetidina (Tagamet), famotidina (Pepcid) y ranitidina (Zantac).

 

También se utilizan para tratar estos trastornos los inhibidores de la bomba protónica (medicamentos que bloquean las células que producen ácido) tales como esomeprazol (Nexium), lansoprazol (Prevacid) y omeprazol (Prilosec). El médico podría recetarle fuertes reductores de acidez para impedir que el ácido del estómago irrite el recubrimiento del tracto digestivo.

Antiácidos

El médico podría sugerirle antiácidos tales como Rolaids(r), carbonato de calcio (Tums), Alka-Seltzer o hidróxido de magnesio (leche de magnesia) para neutralizar el ácido estomacal y aliviar el dolor. Los antiácidos pueden impedir que el organismo absorba otros medicamentos, así que se recomienda que tome los antiácidos al menos una hora antes de otros medicamentos para evitar este efecto secundario.

Cambios en los hábitos

Evite fumar y consumir alcohol, alimentos condimentados, bebidas ácidas y medicamentos (tales como aspirina) que le hagan daño al estómago. Todos estos pueden empeorar los síntomas.

Los casos sin tratar de gastritis y/o duodenitis pueden volverse crónicos. Esto puede provocar úlceras y hemorragias estomacales. En casos poco comunes, el adelgazamiento extenso del recubrimiento del estómago puede cambiar las células de este recubrimiento con el transcurso del tiempo, lo cual aumenta el riesgo de tener cáncer de estómago.

http://benavidescirugiagastro.com/wp-content/uploads/2017/06/Home-Remedies-For-Duodenitis.jpg
temp-logowhite

La Doctora Leticia Benavides Briceño es médico cirujano gastroenterólogo que cuida su salud y la de su familia. Cuenta con 25 años de experiencia tratando exitosamente diversos tipos de padecimientos.

Latest news

    Recent Comments

      Copyright Leticia Benavides 2016. All rights reserved.